miércoles, 5 de septiembre de 2012

Algunas verdades (no tan obvias) acerca de la democracia y la libertad.

Empecé a escribir esta entrada después de leer numerosos comentarios desde lo ofensivo hasta lo insultante, sobre la intervención de Clint Eastwood en la convención republicana, el pasado día 30 de agosto.

El contenido de la mayoría de esos comentarios carecía de cualquier valor intelectual: no había análisis del contenido, ni críticas a las opiniones expuestas por él, ni contraargumentos... tan sólo descalificaciones por su edad, clichés tipo "fascista", "retrógrado"... y lamentos acerca de que hubiera personas así o de la ("aterradora") posibilidad de que Mitt Romney alcanzase la presidencia de los Estados Unidos.

Mi propósito no es analizar aquí el discurso, ni el programa de los partidos republicano o demócrata, sino poner de manifiesto algunos elementos fundamentales de lo que consituye la esencia de la democracia:

a) Democracia significa gobierno del pueblo, es decir de todos, y se materializa a través de las votaciones, de modo que las decisiones adoptadas son las elegidas por la mayoría.
b) El principio "una persona = un voto" garantiza la igualdad de todas las personas en la toma de decisiones.
c) Las leyes, elaboradas por los representantes elegidos por el pueblo, deben asegurar la igualdad de las personas en el ejercicio de sus derechos.
d) Los tribunales deben garantizar que se cumplan las leyes.
e) El gobierno debe aplicar las leyes, para que los ciudadanos puedan vivir en sociedad y ejercer sus derechos en libertad.
f) Los derechos de una persona conllevan la obligación de respetar los derechos de los demás.
g) En una democracia, si no te gusta una ley debes luchar por cambiarla sin dejar de cumplirla.
h) Todos los ciudadanos tienen derecho a sus opiniones políticas y a exponerlas libremente. Si no te gustan debes combatirlas argumentando, no insultando. Tus ideas NO son mejores por el hecho de ser tuyas.

¿Por qué hay tanta gente que defiende la democracia cuando ganan o gobiernan "los suyos" y cuando gobiernan "los otros" llama a la "rebelión cívica" o a  "la desobediencia civil" o "a la voz de la calle"? O porque querrían imponer siempre su opinión, luego NO son demócratas, o porque creen que ellos tienen más derechos que el resto de los ciudadanos, luego NO son demócratas.

Un estupendo artículo de Savater, hoy, día 5 de septiembre de 2012 en El País.

Sólo me permitiría una corrección a la frase en la que dice "Ya es hora de que la España progresista tenga voz política en el País Vasco" ; la frase correcta -en mi opinión- debería ser "Ya es hora de que la España no nacionalista tenga voz política en el País Vasco".

El adjetivo "progesista" está tan manido que se ha quedado sin significado. Se ha convertido en una especie de comodín o paraguas intelectual que permite bendecir cualquier tontería sin mayor análisis...  pero ¡sobre eso escribiré otro día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dedicar tiempo a leer y comentar mi blog.
LEC